Inicio > Religión > ¿Por qué crees que la Biblia es la Palabra de Dios?

¿Por qué crees que la Biblia es la Palabra de Dios?

Pregunta el escéptico: ¿Por qué crees que la Biblia es la Palabra de Dios? Después de todo, otros libros, como el Libro de Mormón o el Corán, también dicen haber sido revelados por Dios.

Responde el católico: Ante esta pregunta, los cristianos de tradición protestante suelen citar la segunda carta de San Pablo a Timoteo, “16 Toda la Escritura está inspirada por Dios, y es útil para enseñar y para argüir, para corregir y para educar en la justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto y esté preparado para hacer siempre el bien”, pero ese argumento es inválido porque es circular.

En cambio, los católicos respondemos, junto con San Agustín “Por mi parte, no creería el evangelio, a menos que me moviera la autoridad de la Iglesia Católica” (Réplica a la carta de Manés, llamada “del Fundamento”, Cap 5). Más aún, no solo el anuncio de la Buena Nueva de NSJC (el evangelio), sino que la autoridad de toda la Escritura, Antiguo y Nuevo Testamento, surge de la autoridad de la Iglesia.

E: ¿Y por qué le crees a la Iglesia?


C: Porque la historia muestra que Jesús de Nazaret, el fundador del cristianismo, escogió a doce entre sus discípulos para que fueran el fundamento del grupo de sus seguidores, con Pedro a su cabeza, y que dicha comunidad continúa o subsiste ininterrumpida en la actual Iglesia Católica, con el Papa Francisco como signo visible de su unidad.

Por eso, la Iglesia Católica es la fuente más confiable sobre la auténtica doctrina cristiana.

E: ¿Y por qué la Iglesia cree que la Biblia es la Palabra de Dios?

C: La Iglesia ha discernido cuáles libros son inspirados, es decir la Palabra de Dios, a partir de la Tradición recibida de los Apóstoles (Dei Verbum 8), y el conjunto de ellos forma la Biblia. Para ello ha ejercido la autoridad que recibió de su fundador, según se indica en los evangelios, cuando dijo a los apóstoles “El que los escucha a ustedes, me escucha a mí; el que los rechaza a ustedes, me rechaza a mí; y el que me rechaza, rechaza a aquel que me envió».” (Lc 10, 16) y “Les aseguro que el que reciba al que yo envíe, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me envió» (Jn 13, 20).

E: Pero ahí estás usando los mismos evangelios, es decir parte de la Biblia para demostrar tu punto ¿No volvemos entonces a un argumento circular, que has reconocido como inválido?

C: No, porque en este punto no estoy considerando los evangelios como una fuente inerrante de revelación divina, sino como un documento histórico.

Habitualmente se dice “puesto que Dios no existe, luego los milagros no pueden ocurrir, y por lo tanto los evangelios son completamente falsos, porque contienen milagros”, como si con ello se pudiera descartar todo su contenido. Al contrario –incluso sin entrar en polémica con el prejuicio naturalista que revela esta forma de razonar–, los evangelios han demostrado ser una rica fuente de información históricamente confiable y relevante, en materias tan diversas como la situación política y religiosa en su época, las costumbre judías, las expresiones lingüísticas, etc.

Con esta credibilidad básica de los evangelios en cuestiones no sobrenaturales, podemos decir que son una fuente confiable cuando se trata de una simple atribución de autoridad que hiciera Jesús de Nazaret a sus seguidores, cuestión perfectamente normal y esperable en un líder religioso.

E:
¿Y por qué debería admitir la autoridad de Jesús de Nazaret, que supuestamente habría transmitido a la Iglesia Católica?

C: NSJC dijo ser el Hijo de Dios y Dios mismo, y ejecutó milagros y profetizó acerca de su propia muerte y resurrección, como prueba de ello. Luego, la pregunta es si cada uno le cree o no cuando dice quién es Él.

Puede parecer que volvemos al argumento circular cuando hablamos de milagros que están consignados en los evangelios pero incluso si no hubiera sido así, si NSJC no hubiera dado ninguna prueba de sus palabras, es un hecho histórico que Él se puso a sí mismo como autoridad máxima en materias religiosas (así lo admite el Rabino Neusner en Un Rabino Habla Con Jesús, según lo refirió J. Ratzinger en su Jesús de Nazaret), y la cuestión sigue siendo la misma: Le crees o no.

About these ads
Categorías:Religión
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: